Las legumbres

Las legumbres forman parte de la gastronomía prácticamente en la totalidad de los pueblos y culturas del mundo, ya que son alimentos nutricionales básicos y muy recomendables. Este es uno de los motivos por los que la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, ha proclamado el año 2016 como el Año Internacional de las Legumbres.

Para más información sobre eventos y noticias sobre el año internacional de las legumbres, pulse aquí.

Fuente: www.hola.com

¿Qué son las legumbres y por qué son importantes?

Las legumbres son semillas secas de la familia de las leguminosas; de un tamaño, forma y color variables. Las variedades más comunes de legumbres son las lentejas, las alubias o frijoles, los guisantes (arvejas) y los garbanzos.

El viejo refrán dice que ‘las lentejas, si quieres las comes y si no las dejas’, pero desde un punto de vista nutricional y de salud, las legumbres son fundamentales en una dieta equilibrada, en la que deberían tener presencia, al menos, tres veces por semana. Aunque en el pasado tuvieron un papel destacado en las mesas españolas, especialmente en las más humildes, por ser un plato saciante y económico, en los últimos tiempos han caído un poco en el olvido.

Las legumbres son una fuente esencial de proteínas y aminoácidos de origen vegetal para la población de todo el mundo. Por su alto contenido proteico y en micronutrientes, como el calcio, hierro y magnesio; deben formar parte de una dieta saludable y equilibrada para combatir la obesidad y prevenir y ayudar a controlar enfermedades como la diabetes o las afecciones coronarias.

La Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) incluye a las legumbres dentro del grupo IV de la rueda de los alimentos, debido a su composición predominante proteica, junto con los productos cárnicos, huevos, pescados y frutos secos. Se recomienda su ingesta 2 – 3 veces por semana.

Además de su alto contenido proteico, los carbohidratos de las legumbres son hidratos de carbono que se digieren y absorben lentamente el tubo digestivo (de absorción lenta) y por ello no dan lugar a elevaciones importantes de la glucemia en sangre. Las legumbres son una importante fuente de fibra soluble e insoluble, por lo que contribuyen mejorar el tránsito intestinal y a combatir el estreñimiento.

Por último, son ricas en vitaminas del grupo B, son alimentos bajos en grasa y están libres de colesterol y de gluten.

En España actualmente existen cinco Indicaciones Geográficas Protegidas y una Denominación de Origen Protegida, que son:

IGP Faba Asturiana

Es una judía seca de la variedad Granja Asturiana, de grano oblongo y alargado y fondo blanco. Tras su cocción, es la universalmente conocida fabada asturiana (entre otros platos), el grano se presenta entero, con piel lisa, albumen blando y mantecoso y poco o nada harinoso.

IGP Faba de Lourenzá

Son judías de la variedad local de la zona de Lourenzá (Lugo) conocida como "Faba Galaica", de color blanco uniforme, sin dibujos, de tamaño muy grande y forma arriñonada y larga. Se caracteriza por la escasa proporción de piel (entre 8-10 %) y su elevada capacidad de absorción de agua (superior al 100 %).

IGP Judía de El Barco de Ávila

Pertenecen a esta IGP las variedades: blanca riñón, blanca redonda, arrocina, blanca planchada, morada redonda, morada larga y judión de El Barco.

DOP Fesols de Santa Pau

La DOP (Denominación de Origen Protegida) “Fesols de Santa Pau”, en la comarca de la Garrotxa, Cataluña; comprende las semillas de judía (Phaseolus vulgaris L.) de las variedades tradicionales Tavella Brisa, Setsetmanera y Gra Petit, secas, cocidas y en conserva.

IGP Garbanzo de Fuentesaúco

El garbanzo de la comarca de Fuentesaúco (Zamora) se caracteriza por su tamaño, entre mediano y grande, su pico curvo y pronunciado y una piel de rugosidad intermedia. Tras la cocción, los garbanzos se mantienen íntegros, la piel es blanda y suave al paladar y su interior uniforme y mantecoso

IGP Lenteja de La Armuña

Es una de las lentejas más sabrosas y originales del mundo y sobresale por su riqueza en proteínas, fibra, hierro y calcio; superior a las demás lentejas.

IGP Lenteja Pardina de la Tierra de Campos

Debe su nombre al color pardo o marrón rojizo que la caracteriza y es una de las lentejas más aptas para cocinar, ya que ni siquiera necesita remojo. De pequeño tamaño, es apreciada por su blanda textura.

Así que después de conocer todas nuestras variedades de legumbres,

¡Anímate a incluir las legumbres en tu dieta!