¿Nos comemos una piña?

La piña suele ser una de las frutas preferidas por pequeños y mayores debido a su sabor, aunque la mayoría desconoce qué propiedades beneficiosas la caracterizan. Existe una amplia variedad de tipos de piña. La piña tropical proviene de Sudamérica, concretamente de Brasil. Allí fue donde la encontraron los colonizadores españoles y portugueses. Es el fruto de la planta conocida como Ananás; los portugueses continúan manteniendo este nombre originario que para los indígenas significa "fruta excelente". Se conocen tres variedades botánicas de piña tropical: Sativus (sin semillas), Comosus (forma semillas capaces de germinar) y Lucidus (permite una recolección más fácil porque sus hojas no poseen espinas). La piña baby, es una piña enana procedente de Sudáfrica, muy aromática y con las mismas propiedades de la piña pero corregidas y aumentadas. 

Su contenido de agua es alto. Destaca su aporte de hidratos de carbono. Respecto a otros nutrientes, destaca su contenido de potasio (mineral encargado del correcto funcionamiento de los impulsos nerviosos y la actividad muscular), yodo (fundamental para el correcto funcionamiento de la glándula tiroidea) y vitamina C (necesaria para la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y para favorecer la absorción del hierro de los alimentos demás de poseer acción antioxidante).
La piña tiene un alto contenido en fibra que ayuda a mejorar el tránsito intestinal y beneficia a múltiples alteraciones y enfermedades. A pesar de su sabor dulce, su valor calórico es moderado.

Además de los componentes que aporta la piña desde el punto de vista nutricional, esta fruta se caracteriza por tener una enzima digestiva llamada bromelina que se extrae del tallo y de la fruta de piña cruda (Ananas comosus , familia de las Bromeliáceas) y que contiene azufre. La bromelina contiene (entre otros componentes) varias enzimas proteinasas de las que se han demostrado, tanto en el laboratorio como en estudios en animales y humanos, sus propiedades antiinflamatorias, antitrombóticas, antiedematosas (que evitan el edema) y fibrinolíticas (que deshacen los coágulos). También la venden como un compuesto para ablandar las carnes. Se ha encontrado que la a bromelina es un agente antiinflamatorio eficaz en la reducción de las enfermedades que conllevan inflamación como hinchazones, sinusitis aguda, dolor de garganta, artritis o gota. La bromelina es un anticoagulante natural y también hay evidencias de que la bromelina puede provocar cambios beneficiosos en los glóbulos blancos de la sangre, por lo tanto mejora la función inmune. Contiene potentes propiedades anti-inflamatorias, por lo que es una buena ayuda en casos de cicatrización de lesiones musculares menores, tales como torceduras o esguinces.

La piña es por tanto, una fruta completa y con muchas virtudes que la hacen apta para su consumo en los diferentes grupos de población y apta en dietas hipocalórica debido a su efecto saciante y su moderado aporte energético.