comerBlog

Nuevos productos de comercio justo de Oxfam Intermón

Fuente fotos: Oxfam Intermón

La organización Oxfam Intermón ha aumentado estas navidades su lista de productos de comercio justo con nuevos alimentos típicos de estas fechas: turrones, chocolates, vino y cava. Se suman a una amplia oferta de artículos “socialmente responsables” elaborados bajo criterios éticos y medioambientales.

Esta ONG de desarrollo, cuyo objetivo es movilizar el poder de las personas contra la pobreza, es una de las pioneras en la promoción del comercio justo. Un sistema que “asegura la dignidad, la igualdad y la transparencia en las relaciones de trabajo y permite mejorar las condiciones de vida de los productores y productoras de los países del Sur”.

Los productos que ofrecen son de lo más variado, pero en esta campaña la estrella es la gama de alimentación típica navideña. Así, podemos encontrar turrones ecológicos elaborados de manera artesanal por maestros turroneros en Jijona (Alicante), con ingredientes provenientes de agricultura ecológica y de comercio justo. También, un panettone con uvas pasas y chocolate elaborados con ingredientes procedentes de las cooperativas Conacado (Rep. Dominicana) y Manduvirá (Paraguay).

Y para los más golosos, bombones de trufa y praliné, que se unen a los ya tradicionales “crocanti” y a los más originales bombones “frutas del mar” y granos de café cubiertos de chocolate.

Otras dos incorporaciones “navideñas” han sido los vinos, uno tinto y otro espumoso, elaborados por las cooperativas chilenas Capel y Consorcio Vinícola de Chile, “con frutos de primera calidad y un gran respeto por el medio ambiente”.

Fuente: Laura Hurtado/Oxfam Intermón

Otra novedad en los productos de comercio justo es la línea de tés biológicos, compuesta por cinco tés (Chai, Earl Grey, Negro, Verde y Verde con menta), tres infusiones funcionales (Línea, Digestiva y Relax) y dos infusiones básicas (Manzanilla y Poleo Menta), “productos naturales y de alta calidad que preservan los principios activos de las plantas, sin aromas artificiales”.

Todos estos tés e infusiones son cultivados biológicamente por pequeñas cooperativas de Sri Lanka, Sudáfrica y Egipto (SOFA, WORC y SAKARAN). “Comprar tés e infusiones de comercio justo – recalca Oxfam Intermon- es promover el desarrollo sostenible y asegurar que las familias productoras reciban un precio digno por su trabajo”.

Fuente fotos: Oxfam Intermón

Además de productos alimenticios, la ONG ha incorporado estos meses nuevas referencias en artículos de uso cotidiano, como la línea de pijamas de Veraluna Comercio Justo. Forma parte de la tercera edición de la colección de moda Veraluna otoño/invierno, compuesta por prendas denominadas “ecofashion”. Han sido fabricadas por The Rajlakshmi Cotton Mills de la India, con algodón ecológico y de comercio justo, respetando los estándares medio ambientales y sociales del sector.

La promoción de estas marcas supone para Oxfam Intermon “un gran esfuerzo para demostrar que se puede hacer moda sin descuidar los derechos de trabajadores y trabajadoras de la confección, ni las condiciones en las que se cultiva un algodón ecológico de extraordinaria calidad”.

Fuente: Laura Hurtado/Oxfam Intermón

Sea para disfrutar de un rico chocolate o una aromática infusión, para adquirir un gustoso pijama de diseño o para buscar un regalo especial, el comercio justo es una estupenda oportunidad de contribuir con nuestras compras a mejorar el mundo en que vivimos.

Y no hay excusas para quienes no quieran salir de casa: cualquiera de estos productos puede adquirirse a través de la tienda online de Oxfom Intermon, inaugurada el pasado mes de diciembre. Su diseño está adaptado para la navegación con móviles y ofrece más información sobre cómo cada uno de los productos contribuye a mejorar la vida de los productores. Los pedidos se entregan en un plazo de entre 24 y 72 horas, dependiendo de la opción que escoja el cliente, sin costes de envío para compras superiores a 50 euros.

¿COMER ES UN ARTE O EL ARTE ESTÁ EN LA COMIDA?

Desde los orígenes de la humanidad, el producto gastronómico ha estado unido a las manifestaciones de arte, bien como instrumento o bien como modelo, así tenemos las primeras manifestaciones pictóricas de los alimentos que nos comemos en las imágenes de caza de las pinturas prehistóricas, los primitivos instrumentos de música están fabricados con huesos y tripas, los cabellos se adornaban con tocados de plumas y nuestros vestidos se realizaban con pieles, todo de animales que previamente habían formado parte de nuestra dieta habitual.

Para fabricar pinturas, era habitual añadir miel, azúcar o huevo y los chinos usaron el papel de arroz como soporte para sus bellísimas pinturas.

De “bodegones” y “naturaleza muerta” están llenas las pinacotecas de todo el mundo, en alguna época, hasta en los salones de los hogares más humildes. Y hablando de humildad ¿qué niña no se ha hecho collares con macarrones o estrellitas? ¿Y “collages” con arroz, sémola y otros alimentos?

Adornar los platos cocinados es casi tan antiguo como el hombre, ya en la época de los romanos se exaltaba el lujo y el exceso en los banquetes, lo contrario que actualmente, con el nacimiento de la “nueva cocina” surge la comunicación entre cocinero y comensal, ejercido mediante el arte del emplatado, donde se combina con elegancia y sencillez una amplia paleta de colores, gustos y texturas.

Así pues, existen muchos casos de maridaje gastronomía-arte. Pero es en el siglo XX, con el nacimiento del arte contemporáneo, que en su afán de experimentación e innovación ha ido más allá, de forma que actualmente estamos asistiendo ha una explosión de artistas que se expresan mediante la manipulación de alimentos. Desde aquí te proponemos algunos autores innovadores en algunas disciplinas artísticas:

Empecemos con la fotografía y hablemos del fotógrafo Aude Debaud que combina fotos de personas u objetos con alimentos, consiguiendo unos efectos asombrosos que no dejan indiferente a nadie.

No podemos dejar de mirar las ilustraciones de la estilista Anna Keville Joyce, que nos hace soñar con parajes exóticos y animales de ensueño:

Fuente:https://fbcdn-sphotos-b-a.akamaihd.net/hphotos-ak-prn2/t1.0-9/s403x403/1508996_10152122582302746_6654546542886944418_n.jpg

Si nos movemos entre pintores, mucho más transgresor es Zeren Badar, que se atreve con la pintura clásica, ¿qué os parece?

Lo cierto es que los alimentos se han llegado a ver incluso en el mundo de la moda en los que personajes y modelos pasan a un segundo plano como consecuencia de los diseños creados por los mejores diseñadores ¿qué os parece el proyecto Hunger Pains, del fotógrafo Ted Sabarese, con diseñadores como Ami Goodhert ?

¿Y quién no se quedo atónito cuando Frank Fernández diseño el vestido de carne que lució Lady Gagá en 2010? Desde luego no pasó desapercibida frente a las cámaras.

Estas tendencias han llegado incluso a la moda nupcial. ¿Qué me decis del vestido de novia de Lukka Sigurdardottir?

¿Y de la colección Wearable Foods de la artista coreana Sung Yeonju? Ella también se atrevió a utilizar alimentos reales en su colección y el resultado es super original.

Fuente:http://2.bp.blogspot.com/-KRDHEwzTqDg/ToS6WEr_OTI/AAAAAAAAKUo/mICvyLq9CVQ/s1600/07.jpg
Fuente: 1.bp.blogspot.com/-Os13P-tH0YM/ToyGRvAsyMI/AAAAAAAAKj4/2l54Wxh7vQc/s1600/03.jpg

Pero si seguimos buscando relaciones arte-gastronomía encontramos los Grafitis realizados con azúcar por Shelley Miller, o el formato “collage” del precursor Daniel Spoerri y sus “cuadros trampa”.

Y qué decir de las instalaciones artísticas de Jennifer Rubell, con algodón dulce o de chocolate de Anya Gallaccio

Fuente: designyoutrust.com/wp-content/uploads/2013/02/Padded-cell-candy-floss-home-by-Jennifer-Rubell.jpg
Fuente: https://encrypted-tbn3.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcTdTK6AkWyhjnnFUabCaH-AI5-tgRUBFo6ohcJ8moRHVyZ-UAnl

Creo que esto es lo más parecido a la “Casita de Chocolate” de los cuentos de Grimm, no se si empezar a comer por una esquina o salir huyendo por si está la bruja escondida.

La mayor parte de estas obras están realizadas para provocar al público, ver como interacciona el espectador ante la obra que ya de por sí es algo cambiante y la verdad, bajo mi punto de vista lo consiguen.

 

Archivo

Blog rolls