grasaBlog

Menos grasa “trans” en nuestros alimentos

Fuente: Pixabay / 18043 | https://pixabay.com/es/users/PublicDomainPictures-14/

Basta escuchar “ácido graso trans” para que nos pongamos alerta. Aunque la mayoría no sepamos definirlos muy bien, sabemos que son perjudiciales para nuestra salud, ya que los asociamos (y con razón) al aumento del llamado “colesterol malo” y a un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Están presentes de forma natural en productos lácteos y carnes, pero los que más nos preocupan son los que se originan en ciertos procesos industriales empleados para obtener alimentos como bollería, margarinas, chocolates, sopas deshidratas y otros productos procesados.

La buena noticia es que en España se ha reducido notablemente el contenido medio de ácidos grasos “trans” de los productos alimenticios, según un reciente estudio de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición publicado en la revista Gaceta Sanitaria.

El estudio, en el que se analiza el contenido de ácidos grasos “trans” en 277 de los productos de alimentación más consumidos en los supermercados españoles, indica que la gran mayoría de ellos contienen menos de 0,2 gramos por cada 100 y menos del 2% respecto al porcentaje de grasas totales.

Según los autores de la investigación, estos resultados permiten concluir que el contenido medio de ácidos grasos “trans” de los productos alimenticios en España es bajo y que, en el contexto de una dieta equilibrada, la exposición de la población a este tipo de grasas es mínima.

Fuente: Pixabay / Gefrorene_wand

Los investigadores analizaron en 2015 los niveles de ácidos grasos “trans” por grupos de productos alimentarios y los compararon con los datos obtenidos en otro trabajo realizado cinco años antes. Detectaron así la reducción conseguida en muchos de los alimentos sometidos a examen.

En concreto, aperitivos salados, pastelería y confitería, chocolates, galletas y patatas chips son los grupos que más han reducido su contenido. Incluso comprobaron que algunas de las muestras analizadas (de cereales, galletas, pan industrial y salsa de tomate) no contenían grasas “trans”.

En cuanto a la proporción respecto al total de grasas, fue inferior al 2% en todos los grupos de productos a excepción de los yogures y productos lácteos (2,3%), la mantequilla (2,45%) y los quesos para untar (2,52%).

Los resultados de este estudio son esperanzadores, ya que está demostrado científicamente que el consumo de ácidos grasos “trans” está asociado con varias enfermedades cardiovasculares. Afectan negativamente al metabolismo de las grasas y al equilibrio de las lipoproteínas transportadoras del colesterol, reduciendo las de alta densidad (“colesterol bueno”) y aumentando las de baja densidad (“colesterol malo”). Varias investigaciones los relacionan, además, con otras enfermedades como la diabetes mellitus, el cáncer o el asma.

La formación de ácidos grasos “trans” se produce de forma natural en grasas animales (sobre todo de rumiantes), por acción de bacterias del rúmen. Pero nuestra principal forma de ingerirlos es a través de productos sometidos a tratamientos térmicos prolongados, como la hidrogenación parcial.

Fuente: Pixabay / Freeimages6

Este método se emplea con aceites vegetales y, ocasionalmente, aceites de pescado para lograr que sean más estables y facilitar su solidificación. Las materias grasas así obtenidas se utilizan en la elaboración de bollería y pastelería industrial, preparados grasos para sopas, sustitutos de la nata o en la fritura de patatas fritas, aperitivos y platos precocinados.

Aunque la legislación española no regula todavía su contenido, sí dedica una disposición específica en la Ley 17/2011 de seguridad alimentaria y nutrición a la reducción de los niveles de ácidos grasos “trans” artificiales, fruto de este proceso de hidrogenación parcial de aceites vegetales en la industria alimentaria.

A pesar de los buenos resultados obtenidos en el estudio, sus autores afirman que “la vigilancia periódica del contenido de ácidos grasos trans de los alimentos debe mantenerse. Como un objetivo de salud pública, la reformulación de los productos alimentarios se debe reforzar con el fin de asegurar que la calidad nutricional de los alimentos se mejora”.

Cuidado con las "calorías vacías"

Durante la época estival, cada persona puede llegar a engordar del orden de los 2-4 kg, dependiendo de cada caso. Y es un sobre peso que generalmente, no se pierde durante el invierno. Esto se debe a que con el buen tiempo y el calor, estamos más en la calle, tomando algo con los amigos. Son actividades que llaman a incrementar el consumo de lo que se llama "calorías vacías".

Este concepto nutricional hace referencia a aquellos alimentos que nos aportan una cantidad importante de energía, pero no son una fuente relevante de nutrientes. Por este motivo, hay que reducir su consumo al mínimo para evitar problemas de sobrepeso.

Dentro de este grupo podríamos incluir alimentos o bebidas ricos en azúcares, tanto refinados como simples, alimentos ricos en grasas y bebidas alcohólicas. A continuación explicamos brevemente cada uno de ellos.

  • Alimentos ricos en azúcares: varios tipos de azúcares se encuentran de forma natural en numerosos alimentos, como la fruta o la leche, pero en estos casos, son alimentos equilibrados, ricos también en minerales, vitaminas, fibra, etc. El problema aparece cuando consumimos alimentos que tienen gran cantidad de azúcar (golosinas, cacao soluble, mermelada, miel, etc.) pero que son pobres en otro tipo de nutrientes.
  • Bebidas ricas en azúcares: en este grupo podemos incluir desde los zumos de frutas envasados a los refrescos, pasando por las bebidas isotónicas para deportistas. En todos los casos, son bebidas que contienen unos niveles muy altos de azúcar, y aportan muy pocos nutrientes extras. Su consumo tiene que ser muy reducido, y muy de vez en cuando.
  • Alimentos ricos en grasas: el chocolate, las galletas, las bollería y los helados son otros ejemplo claro de alimentos muy calóricos pero con pocos nutrientes. De hecho, que un alimentos sea rico en vitaminas, minerales o fibra no implica necesariamente que sea saludable, ya que puede suponer un aporte calórico tan elevado que desaconsejen su consumo.
  • Bebidas alcohólicas: el alcohol supone un aporte energético elevado, 7 calorías por gramo, similar a las 9 cal/g de las grasas. En este caso, si que son calorías casi totalmente vacías, ya que el aporte de otros nutrientes es mínimo o nulo, ya que el alcohol puede reducir el aprovechamiento de los pocos nutrientes ingeridos.

Teniendo en cuenta los diversos tipos de alimentos que pueden contener "calorías vacías", habrá que intentar evitarlos en lo posible, o cuanto menos reducir su consumo al mínimo.

Más mitos sobre el Aceite de Oliva

En Mundo Sabor somos auténticos fans del Aceite de Oliva, y por eso  queremos que aproveches todas las ventajas que este alimento tan valorado y fundamental en nuestra Dieta Mediterránea te ofrece. Si te gustó la primera entrega de Mitos y Leyendas sobre el Aceite de Oliva, no te pierdas esta segunda, en la que seguimos descubriendo más mitos sobre uno de nuestros alimentos estrella:

El aceite de oliva es más pesado y menos digerible que los demás aceites.

Todo lo contrario, el aceite de oliva es el aceite más digerible de todos. Aunque es más espeso y con un sabor mucho más intenso que se retiene en el paladar con mayor fuerza, no es por ello más pesado ni menos digerible que los aceites de semillas. Los aceites con un aspecto más ligero y con un color más claro pueden inducir a este error, pero no es no es cierto.

La ingesta de aceite de oliva puede provocar problemas de estómago.

Al ser el aceite de oliva el aceite más digestivo y menos pesado de todos, no debería dar ningún problema de estómago, a no ser que en un día te excedas mucho en su consumo. 

Frente a esta falsa afirmación, el aceite de oliva tiene unas propiedades anti-inflamatorias y antioxidantes, aportadas por sus polifenoles, que tienen efectos anti-cancerígenos en la zona del tracto intestinal, estomago y colon sobretodo. Además, también se ha visto que tiene propiedades para disminuir el crecimiento de bacterias no deseadas en el estomago, evitando así infecciones intestinales y úlceras.

Por tanto, el aceite de oliva y el estomago, son muy buenos amigos.

El aceite de oliva no debe recomendarse para personas con problemas cardiovasculares.

Esto es falso, de echo el aceite de oliva se recomienda para prevenir estas enfermedades cardiovasculares y problemas de hipertensión, debido a que además de aumentar el colesterol bueno en sangre, también mejora el funcionamiento de las células que recubren las paredes intestinales, por lo que evita la formación de placas de colesterol malo en las arterias y disminuye el riesgo de trombosis.

Cuanto más aceite mejor.

Leyendo todas estas propiedades beneficiosas del aceite de oliva, puede tenderse a pensar eso, pero no, ya se sabe que ningún alimento en exceso es bueno. El aceite de oliva es muy sano, pero no deja de ser grasa, y por tanto, a no ser que no se tenga tendencia a engordar, hay que moderar su uso, ya que 100ml de aceite de oliva aportan 800 calorías, que vienen siendo unas 400 calorías por ensalada bien aliñada. 

Curioso verdad? Pues aún hay más, pero esas las dejamos para otro día. Si conoces alguna leyenda en torno al Aceite de Oliva, o tienes alguna duda, cuéntanoslo todo y lo publicamos en la siguiente entrega!! Y por su puesto.... si te ha gustado ¡compártelo! 

¿Formas parte de nuestra Comunidad Mundo SaborPues regístrate ya, y descubre cómo participar y todos los premios que pueden ser tuyos... a qué estás esperando!! 

 

 

Mitos y leyendas sobre le Aceite de Oliva

El Aceite de Oliva es uno de nuestros alimentos más valorados y uno de los pilares de la Dieta Mediterránea. En España lo utilizamos de forma habitual, porque sus beneficios están inteegrados en nuestra cultura y costumbres, aunque todavía es frecuente encontrar un montón de ideas muy arraigadas y que son más un mito que una realidad, por eso hoy en Mundo Sabor queremos aclarar algunas de ellas:

El aceite de oliva contiene más grasas que el aceite de semillas.

Tanto el aceite de oliva como el aceite de girasol, de maíz, de colza, de soja… son aceites, y por tanto su valor nutritivo consta al 99% de grasa, engordando, así, todas ellas igual, y aportando 9kcal por 1g de grasa. Todos los aceites contienen la misma grasa, independientemente del color y el espesor.

El aceite de oliva es malo para el colesterol.

En el cuerpo tenemos colesterol malo, que causa problemas cardiovasculares, y colesterol bueno, que evita dichos problemas. Así, mientras los aceites de semillas se encargan de disminuir la cantidad de colesterol tanto bueno como malo en nuestro organismo, el aceite de oliva tiene unas propiedades tales, por las que disminuye el colesterol malo del cuerpo y aumenta la concentración del bueno. Por ello, es un alimento muy recomendado para personas mayores con problemas de corazón o de circulación.

La graduación del aceite de oliva es sinónimo de calidad.

Esto no es cierto. La graduación o el acidez del aceite de oliva sólo indica la intensidad del aceite, pudiendo agradar más o menos a nivel personal, pero no indicando calidad del producto. Los aceites de menor graduación son más suaves y se puede apreciar mejor el sabor de la aceituna; mientras que los aceites con alta graduación son más fuertes y se obtiene más sabor con menor cantidad. La acidez y graduación tampoco están relacionadas con el aporte calórico ni con mayor o menor aporte de beneficios a la salud.

El aceite crudo engorda menos que el aceite frito.

El aceite es el mismo crudo que frito, por lo que tiene las misas características y engorda lo mismo. Lo que si engorda más es el alimento con aceite que sin él, pero si se va a poner aceite, da igual que se aliñe en crudo o que se fría.

El aceite de oliva refinado es peor que el aceite de oliva virgen.

Esto cierto en razón de que varía el sabor, la textura, el color e incluso el grado de acidez, pero ambos aceites, al ser los dos de oliva, contienen los mismos componentes, así, por lo que respecta a las propiedades beneficiosas no es ninguna mejor que la otra.

Los aceites del McDonalds producen cáncer porque los cocinan a muy altas temperaturas.

Este me parece sorprendente!! McDonalds no utiliza aceite de oliva para freír sus productos, utiliza un aceite mezcla de tres tipos de aceites de semillas, que además han sido hidrogenadas, es decir, modificadas para que aguantes más tiempo y más frituras, por lo que son aceites que no tienen ningún nutriente beneficioso para la salud. Pero esto tiene poco que ver con que calentar el aceite de oliva a altas temperaturas produzca cáncer.

Curioso verdad? Pues aún hay más, pero esas las dejamos para otro día. Si conoces alguna leyenda en torno al Aceite de Oliva, o tienes alguna duda, cuéntanoslo todo y lo publicamos en la siguiente entrega!! Y por su puesto.... si te ha gustado ¡compártelo! 

Conoces la Comunidad Mundo SaborPincha aquí y descubre en un espacio en el que tu opinión es lo más importante

MITOS Y LEYENDAS EN NUESTRA ALIMENTACIÓN.

Muchas veces tenemos ideas preconcebidas, a veces ciertas, otras equivocadas.

La alimentación, la gastronomía, la dietética son conceptos que nos preocupan y que sobre ellos se generan muchas veces ideas preconcebidas, mitos, que muchas veces son ciertas y otras radicalmente falsas. Todos tendemos a relacionar a ciertos alimentos con beneficios, la fruta es sana y otras veces con perjuicios para nuestra salud la cerveza engorda.

No siempre son ciertas estas afirmaciones, pero las tenemos tan intrínsecamente metidas en nuestras mentes que simplemente las damos por buenas. La tradición Estas ideas se transmiten de generación en generación y son muy difíciles de hacerlas cambiar. Las hemos convertido en mitos.

¿Conocéis algún mito sobre los alimentos que queráis compartir?

Vamos a hablar de algunos

LA PIÑA, EL LIMÓN Y EL POMELO SON ALIMENTOS “COME GRASA”.

Son cítricos muy bajos en calorías pero no tienen ningún poder desengrasante demostrado. Si son frutas diuréticas y ricas en vitaminas y minerales, que ayudan en el control de peso.

BEBER MUCHA AGUA ENGORDA

El agua es un alimento que no tiene calorías y por tanto no engorda, sin importar en el momento en que se tome. Es fundamental beber mucha para mantener una adecuada hidratación, sobre todo niños y ancianos en época estival.

PARA ALIMENTARNOS NO ES NECESARIO COMER CARNE

No es cierto, las proteínas de la carne son el único nutriente que debe ser aportado por ingesta. La carne contiene aminoácidos esenciales que no pueden ser fabricados por el organismo ni los podemos obtener de los vegetales. Así que…a comer carne

COME ZANAHORIAS Y TE BRONCEARÁS MÁS RÁPIDO

Las zanahorias, los melocotones o el té son productos de los que se cree que aportan ventajas en la obtención de un bronceado más intenso y duradero. Se trata sólo de una leyenda urbana, ninguna fruta o verdura tiene la capacidad de ayudar a conseguir un bronceado mejor o más rápido, únicamente son fuente de vitaminas.

Si te ha gustado ¡compártelo! 

Conoces la Comunidad Mundo Sabor? Pincha aquí y descubre en un espacio en el que tu opinión es lo más importante

 

Archivo

Blog rolls